Nutricionistas de la UTalca recomiendan mantener una alimentación saludable y natural durante la cuarentena debido a la pandemia del Covid-19

Nutricionistas de la UTalca recomiendan mantener una alimentación saludable y natural durante la cuarentena debido a la pandemia del Covid-19
La ansiedad es un elemento que se agudiza con el encierro por la cuarentena. ¿Qué comer? La respuesta la entregan expertos de la UTalca.

                   En estos días, donde muchas personas se encuentran en cuarentena, la alimentación es uno de los aspectos de la vida cotidiana, que de forma indirecta, se ha visto afectada. Por ello, dos académicos de la Universidad de Talca entregaron algunos consejos a la población para evitar los desequilibrios nutricionales que puedan llevar a aumentar de peso o, peor aún, generar problemas de salud.

La profesora de nutrición y dietética, Fabiola Romero, explicó que cuando existen cambios en las rutinas se puede generar ansiedad, estrés o aburrimiento, y es por esto que resulta vital analizar el “por qué” comemos. “Si nos damos placer con el alimento, terminaremos la cuarentena con un estado nutricional que no será el adecuado, lo que a su vez nos traerá un mayor estrés, por ello es importante regularnos durante este período y alimentarnos adecuadamente”, afirmó.

La profesional precisó que se debe mantener un buen estado nutricional y realizar actividad física, a pesar de estar en casa. “Hoy existen muchas posibilidades a través de apps, tutoriales, u otras. Esto ayudaría a que durante la cuarentena podamos gastar lo que consumimos”, planteó.  

Otro aspecto que se debe manejar, de acuerdo a Romero son las compras de comida que se realizan en el hogar. En este sentido indicó que es ideal organizar el listado de la feria o supermercado en relación a un menú semanal. “Así no compramos de más o adquirimos cosas que nos tientan”, precisó.

ALIMENTOS

Por su parte, el profesor de nutrición deportiva también de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de Talca, Óscar Orellana, especificó que para aquellas personas que se encuentran con sobrepeso es vital en este período, “evitar consumir azúcares simples y aumentar la ingesta de verduras, además de disminuir los carbohidratos, para no aumentar de peso”. 

A estos alimentos nocivos, se suman aquellos que son ultra procesados, que podemos reconocer en el supermercado porque tienen una larga duración o vida útil, y además son altos en grasas y azúcares, entre ellos las galletas y los chocolates.

“Ojalá la alimentación sea lo más natural posible, hecha en casa. Podemos cocinar en familia, con un entorno entretenido que haga más grato este momento, y que los alimentos que consumamos sean naturales, que incluyan entre otros verduras de varios colores, cereales ojalá integrales, legumbres que son ricas en fibra, lo que nos ayudará a la salud intestinal”, expresó Fabiola Romero.

Un elemento que se debería sumar a la dieta es el ajo. “Contiene un componente que es precursor de la serotonina, que es la hormona de la felicidad o tranquilidad y además de darle sabor a las comidas es un prebiótico, que ayuda a la flora intestinal”, precisó la experta.

Respecto al consumo de líquidos, los académicos destacaron la importancia de ingerir agua. “Lo ideal es servirse unos seis a ocho vasos de agua dependiendo de la temperatura a la cual el cuerpo está sometido. Si hace mucho calor, se debe consumir un poco más de líquido, al igual que si se realizan actividades deportivas”, precisó Orellana. Junto con esto, la profesora Fabiola Romero agregó que es primordial considerar este elemento antes que bebidas de otra índole, como son las gasificadas, aguas saborizadas o alcohol.

COMIDAS

La profesora Romero explicó que lo principal en los horarios de comida es tener un espacio de tiempo para esto, sin celulares o televisión, lo que ayudará a nuestro organismo a apreciar aquello que digerimos.

De acuerdo al profesor Óscar Orellana, se debe partir con un desayuno equilibrado, luego entre el desayuno y el almuerzo servirse una pequeña colación de una fruta o un yogurt –ojalá con poca azúcar si se tiene problemas de peso-, para luego almorzar y durante la tarde considerar una once con baja densidad energética y una cena no tan calórica como el almuerzo. “Para las personas que son muy ansiosas o que se despiertan con mucha hambre en la mañana, pueden consumir una colación antes de dormir, considerando 3 horas entre cada comida”, expresó el profesional.

COVID-19

En el caso de estar con coronavirus, el profesor de la UTalca indicó que si la persona se encuentra con dificultades respiratorias se deben disminuir las azúcares simples y los alimentos que tengan muchos carbohidratos, porque estos últimos “cuando se metabolizan producen CO2, entonces eso dificulta más la respiración en las personas”. Con los azúcares ocurre algo similar, pero al metabolizarse además de producir CO2 se suma el agua.

Para mejorar el sistema inmunológico se puede consumir alimentos que contengan vitamina C, que estimula la producción de serotonina y así nuestro sistema esté en alerta y funcionando de forma óptima. “El pimiento morrón rojo, las naranjas, limones, frutillas, kiwis y berries contienen esta vitamina en altas cantidades”, planteó la profesora Romero.

NIÑOS

Para los más pequeños, las proteínas pasan a ser vitales en esta época de la vida. Sumar en la alimentación huevo, leche, carnes, legumbres, pescado además de frutas y verduras es esencial para su crecimiento.

Para los snacks –precisó Romero- se pueden crear bastoncitos de verduras como de apio, morrón o zanahoria, que se pueden complementar con alguna salsa casera, lo que ayuda a que sea entretenido.

Respecto a los postres,  el profesor Orellana recomienda hacer combinaciones saludables. “Volver a lo que se hacía antiguamente como preparar una leche asada, un arroz con leche, un plátano con leche. Pensar en lo que se hacía antes. Esto debe ser, según normas, con una leche semidescremada para los niños, dependiendo siempre de su estado nutricional”.