Senadora Rincón a un año del estallido social: “Puso sobre la mesa a un país segregado”

Senadora Rincón a un año del estallido social: “Puso sobre la mesa a un país segregado”
Ximena Rincón, Senadora por el Maule.

                       Como una fecha que puso sobre la mesa los errores en la construcción del país, expresados en una segregación dolorosa para millones de compatriotas, calificó la Senadora por el Maule, Ximena Rincón, el estallido social del 18 de octubre de 2019.

La legisladora dijo que, a un año de esta movilización, su primer aniversario debe tener la doble condición de ser una fecha de reflexión para entender sus causas y consecuencias, pero también de acción para lograr un país con mayor equidad y que debe fundarse en una nueva constitución.

“El estallido social puso sobre la mesa todos los errores en la construcción de un país que ha segregado y que tiene muchas cosas que se hicieron mal.  Pero también es la oportunidad de evaluar lo que se ha hecho bien, porque el estallido social nos pone el desafío de construir un país más equitativo, en que las regiones sean parte de las decisiones del país y en que las personas estén en el centro de la acción del Estado”, aseguró la parlamentaria.

Añadió que resulta especialmente simbólico que una semana después del primer aniversario del estallido social, los chilenos y chilenas tengan la oportunidad de comenzar a definir el futuro del país a través de un plebiscito, que es producto de la movilización, y que definirá si la población quiere una nueva forma de entendimiento y guía de la nación a través de una nueva constitución.

“A un año del estallido social, mi llamado es a que seamos capaces de construir y mirar hacia adelante, sin olvidar los errores del pasado y sin destrucción, porque si queremos más desarrollo y más oportunidades, necesitamos construir, no destruir”, aseguró la Senadora por el Maule.

En este sentido, Ximena Rincón recalcó que una nueva Constitución es una hermosa posibilidad para que los chilenos y chilenas sean capaces de entenderse y establecer mínimos comunes básicos sobre el país del futuro.  “Espero definiciones claras sobre respeto a los derechos humanos, sin dobleces ni peros, además garantizar derechos básicos como salud, educación y vivienda”, concluyó.