Lenin Fuentes: “Derrotar la pandemia es la tarea del momento”

Lenin Fuentes: “Derrotar la pandemia es la tarea  del momento”
Lenin Fuentes Barros, trabajador social y magíster en políticas públicas y gestión local.

Por Lenin Fuentes Barros ( trabajador social , magister en políticas públicas y gestión local y coordinador comando Apruebo Chile Digno Linares)

Más allá de una puesta de escena mediática, aún no conocemos alternativa a la desastrosa estrategia  implementada por el Gobierno para el control de la pandemia. El cambio de Ministro, no sorprendió a nadie, ya que era insostenible mantenerle cuando las mentiras eran evidentes. Aun cuando esto se sabía hace ya bastante tiempo, el Presidente lo mantuvo hasta el último momento y sin duda con la intención de blindarse y tener a alguien a quien responsabilizar de los malos resultados (y la cifra de muertos empinándose por las nubes).

Ya vendrá el tiempo de perseguir las responsabilidades política y criminales incluso, ya que se han perdido vidas de compatriotas. Hoy lo urgente, es ponerse a trabajar en una nueva estrategia que logre contener el avance de este letal virus y para eso el nuevo Ministro de salud, cuenta con la buena voluntad de todos los sectores y en particular de la sociedad científica, que advirtieron lo que sucedería en Chile en marzo de este año, cuando aún los contagios eran menores. Lamentablemente no fueron escuchados por el presidente y su ministro regalón.

Destacable y necesario de reconocer es la reacción de la presidenta del Colegio Médico, la doctora Izkia Siches, quien a pesar, del rol que jugaba el actual Ministro Paris en la mesa social y que no era otro que neutralizar al Colegio Médico, desacreditando sus opiniones incluso, le ofrece todo el respaldo.  Esto habla de la grandeza  de esta dirigente, que ha sido demonizada por la derecha cavernaria en nuestro país, sin embargo, su nobleza se impone y ella figura entre las personas mejor evaluadas por la ciudadanía. Siches, entiende, que este no es el momento para egos, sino el de actuar en conjunto para evitar que siga muriendo gente.

La estrategia del nuevo Ministro para el control de la pandemia aún no la conocemos. Solo hemos sido testigos de una nueva forma de comunicar, que ya es algo y que esta trabajando en función de recuperar la credibilidad, haciéndose acompañar en sus cuentas diarias por actores sociales, políticos y especialistas. Sinceramente esperamos que no sea más de lo mismo. Hoy urge un diálogo sincero y que más allá de justificarse, rectifique con urgencia los errores y se tomen las medidas necesarias para salvar vidas.

Lo hemos señalado reiteradamente, para el éxito de las medidas sanitarias, se requiere políticas o medidas de tipo social que permita que estas se cumplan, en lo que aún estamos al debe, ya que si bien el acuerdo del Gobierno con la DC, PS y PPD logra un marco presupuestario de 12 mil millones de dólares, este es  absolutamente insuficiente y mezquino.

El acuerdo,  aumenta el IFE de $65.000 (regresivo) a $100.000 (fijo) por integrantes del grupo familiar, hasta un máximo de 4. Este monto  está por debajo de la línea de la extrema pobreza o indigencia. Es decir, se asume desde el Estado (ya que es el Estado el que fija la línea de la pobreza e indigencia) que con estos recursos la familia deberá sobrevivir y asumir la cuarentena que corresponda. Eso es irreal, no sucederá, ya que los recursos no alcanzan.

El PIB de Chile bordea los 300 mil millones de dólares. Este acuerdo representa aproximadamente el 5% del PIB. El promedio de gasto en el mundo para esta Pandemia esta entre el 10 y 20 por ciento del PIB. Incluso nuestros vecinos latinoamericanos están gastando más de lo que el gobierno con el respaldo de la DC, PS y PPD han fijado para los próximos 2 años.

Si bien no despreciamos el aumento del IFE, este acuerdo,  más bien parece un compromiso político entre los participantes, para asegurar la gobernabilidad ante la falta de legitimidad del sistema económico y político chileno como lo evidencio la  revuelta del 18/O. El acuerdo de Piñera con los partidos señalados a mi juicio,  busca salvar el modelo neoliberal. No tengo otra interpretación.

Por otra parte, también pretende frenar toda iniciativa parlamentaria distinta a lo ya acordado por estos partidos (que no representan no siquiera al 50% de los partidos políticos chilenos), con esto se pretende sepultar el proyecto de impuesto a los súper ricos, el postnatal de emergencia y otras iniciativas de amplio respaldo ciudadano y que buscan ser apoyo efectivo en este momento tan crucial que vive el país. Será sin duda, la camisa de fuerza para los firmantes, que sin ningún aplomo salieron felices a congratularse ante los medios de comunicación. Así lo hicieron los presidentes de la los tres partidos de oposición. Dudo que esta alegría sea compartida por los militantes de base de estas organizaciones políticas.

Según algunos especialistas de la economía, bastaría con  1000 millones de dólares adicionales para asegurar un ingreso ético y de emergencia, que permita complementar rentas incluso de quienes no alcanzan este monto por bajas pensiones  y no califican en el registro social de hogares, facilitando así el éxito de la estrategia sanitaria y un gasto general de 15 mil a 20 mil millones de dólares aseguraría la reactivación económica postpandemia.

Por último, señalar que este acuerdo marco se fija en torno a los 12 mil millones de dólares y sin endeudamiento del país. Esto es una muestra clara de la disponibilidad de recursos y que se puede superar sin poner en riesgo la estabilidad económica. Existen recursos disponibles y deben ser utilizados para ayudar a la gente que lo está pasando mal. Esto es  un deber y  obligación.  El ciudadano que lo necesita, tiene todo el derecho a reclamarlo y exigirlo. 

(El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de Séptima Página Noticias).