Lenin Fuentes Barros: “El 18 de Octubre y la violencia del Estado"

Lenin Fuentes Barros: “El 18 de Octubre y la violencia del Estado"
Lenin Fuentes Barros, trabajador social.

Lenin Fuentes Barros: (trabajador social, magíster en políticas públicas y gestión local y coordinador del Comando Apruebo Chile Digno Linares)

 

                 Estamos a días de cumplir un año desde el inicio de la revuelta iniciada por un puñado de estudiantes secundarios. El 18/O queda en la historia de las grandes luchas del pueblo chileno y así será recogida por la historia (no necesariamente la oficial, pero ya se escribe en el relato y la memoria colectiva de [email protected] [email protected]).

Nadie, imaginó que la reivindicación por el alza en 30 pesos en los pasajes de la locomoción colectiva en la capital, desataría la furia del pueblo por tanta injusticia y opresión, décadas de autoritarismo disfrazado de democracia reglada por una dictadura y acomodada “dentro de lo posible” por los posteriores administradores del modelo   impuesto por la constitución del año 1980.

La reivindicación ciudadana se expresa en toda su magnitud y particularidad frente a un Estado que ha sido incapaz de resolver las necesidades mínimas de la población y más bien ha  permitido el saqueo de sus recursos a costa del bienestar de los millones de ciudadanos que enfrentan día tras día la difícil tarea de subsistir.

La represión del Estado chileno a los ciudadanos movilizados ha sido noticia mundial. Las más de 400 amputaciones oculares y otras violaciones a los derechos fundamentales  han puesto en escena al principal órgano represor del Estado que es la institución de Carabineros de Chile. Misma institución que participó de crímenes horrendos durante la dictadura y que gracias a un “lavado de Imagen”  había recuperado su respeto y apoyo ciudadano. Afirmamos que no era más que un lavado de imagen, ya que, la brutalidad de la represión ejercida por la policía uniformada, demuestra que siguen considerando al ciudadano que se manifiesta como enemigo, el que se debe neutralizar a cualquier medio y en lo posible que cada acto represivo tenga consecuencias disuasivas en el resto de los ciudadanos.

Son más 9 mil denuncias que hoy existen en contra de la institución a cargo de defender los cimientos  del Estado Neoliberal. Si, Carabineros es la institución que el Estado Neoliberal, dirigido por la derecha política, puso a cargo de reprimir la manifestación social y esto lo ha hecho sin mayor cuestionamiento, lo que demuestra que no hay una formación valórica y de respeto hacia el pueblo soberano a que siguen viendo como “enemigo interno” según el  viejo manual de la CIA, que se aplicó en el continente rigurosamente por las distintas dictaduras cívico militares, con un lastre de tormento que aún persiste por su falta de verdad y justicia.

Carabineros de Chile, es el principal problema de seguridad pública que hoy tiene el país. Su descontrol es absoluto y la complicidad de las autoridades políticas, que tiene la función de detener esta barbarie, es de complacencia y justificación, es decir en el fondo lo que hacen es avalar las violaciones a los derechos cívicos y fundamentales de [email protected] [email protected] que nos manifestamos por un Chile nuevo.

El pueblo chileno, tiene todo el derecho a marchar por las calles de la patria y exigir sus derechos libremente, sin el temor de ser violentados como ha ocurrido hasta hoy y el gobierno es el responsable de garantizar este derecho.

El  18/O es una fecha memorable y [email protected] [email protected] tenemos el derecho a conmemorarla  de la forma que mejor nos acomode e incluso marchando o reuniéndonos en parques, plazas o avenidas y no tiene por qué ser considerado este hecho como un acto violento como  lo han dejado traslucir  algunos de los viejos timoneles del modelo y los administradores políticos del Estado.


(El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de Séptima Página Noticias).